¿Puede el ejercicio ayudar a vivir más y mejor?

Los autobuses rojos de dos pisos que son un símbolo en la ciudad de Londres tienen un significado totalmente diferente si se estudia la enfermedad cardíaca. Hace sesenta años, estos autobuses icónicos ayudaron a un médico escocés llamado Jerry Morris descubrir el vínculo entre la actividad física y los ataques al corazón.

Los autobuses ofrecen una forma ideal para estudiar el enigma de lo que estaba detrás de una epidemia de enfermedad coronaria que surgió en los países desarrollados después de la Segunda Guerra Mundial. Los investigadores pudieron comparar dos grupos de personas que venían de orígenes similares y que han trabajado en el mismo entorno. La única diferencia fueran que los conductores de autobuses de Londres estaban sentados todo el día, a conducir.

Sus colegas conductores pasaron sus días de trabajo a pie en la longitud del autobús a subir y bajar las escaleras de dos pisos, y por veces subian 750 pasos al día. En 1953, Morris y sus colegas publicaron sus primeros hallazgos en la revista médica británica The Lancet. Los conductores de autobús, los investigadores encontraron, tenían el doble de probabilidades de morir de enfermedades del corazón como conductores. El mismo patrón se sostuvo en los carteros, estibadores, trabajadores de oficina y más. Seis décadas después del trabajo pionero de Morris, se confirma que el ejercicio es bueno, y puede reducir drásticamente las muertes por enfermedades del corazón. Pero y si es una persona mayor? ¿Puede el ejercicio ayudar al creciente número de personas mayores de 70 años a vivir más y mejor?

En Noruega, al igual que cualquier otra nación en el mundo, se enfrenta el reto de una creciente ciudadanía con cada vez más ancianos, todos los cuales necesitan atención médica adicional si las tendencias continúan como lo son hoy. En 1950, cuando Jerry Morris estaba mirando conductores de autobúses subir y bajar escaleras, habían 205 millones de personas en el mundo mayores de 60 años. Cincuenta años más tarde, esa cifra se ha triplicado.

En 2050, el 16 por ciento de la población mundial tendrá 65 años o más, en comparación con sólo el 8 por ciento en la actualidad. Según algunas mediciones, Noruega está envejeciendo más rápido que el promedio. El número de jubilados noruegos con mas de 67 años se duplicará entre 2010 y 2040.

3. Las mujeres desarrollan problemas cardiovasculares más tarde

Las enfermedades y accidentes cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo desarrollado entre hombres y mujeres, pero los hombres tienen más posibilidades de enfrentarse a ellas a los 30 o 40. De media, las mujeres desarrollan problemas cardiovasculares diez años más tarde que los hombres. Y esto, según explica Legato, también tiene una explicación biológica: gozan de una mayor protección frente a los problemas cardiovasculares hasta la menopausia, ya que sus cuerpos producen grandes niveles de estrógeno, una hormona que ayuda a mantener las arterias fuertes y flexibles.

4. Las mujeres tienen vínculos sociales más fuertes

Según un estudio de la Brigham Young University publicado en 2010, las personas que mantienen buenos amigos en la vejez tienen un 5% menos posibilidades de morir que aquellos que apenas tienen. Unas conclusiones similares a las que llegó el estudio longitudinal con mayor duración de la historia, el Terman Study of the Gifted: “El beneficio más claro de las relaciones sociales viene de ayudar a los demás. Aquellos que ayudaban a sus amigos y sus vecinos, aconsejando y cuidando de los demás, tendían a vivir más que el resto”.

Legato cree que las mujeres tienden a hacer nuevos amigos en la vejez con más facilidad, lo que les ayuda a ser más longevas. Hay una excepción: los hombres casados, que suelen tener más salud y vivir más que los hombres solteros o viudos.

5. Las mujeres se cuidan más

Según la Agency for Healthcare Research and Quality, los hombres visitan al médico un 24% menos que las mujeres y son un 22% más propensos a saltarse los controles de colesterol. Es más, un 28% de los hombres ni siquiera tienen un médico de cabecera al que acudan siempre. Son datos estadounidenses, pero en España ocurre algo parecido. Cuando los hombres van finalmente al centro de salud, se encuentran peor que las mujeres, y los tratamientos empiezan más tarde.

1 Comments

  1. http://canadianorderpharmacy.com/
    http://canadianorderpharmacy.com/
    , 2019-06-06

    I really like your blog.. very nice colors & theme. Did you create this website yourself or did you hire someone to do it for you? Plz answer back as I’m looking to construct my own blog and would like to know where u got this from. thank you

Deja un comentario

Your email address will not be published.

¿Por qué las mujeres viven más?

No es ningún secreto: las mujeres viven más que los hombres. De media, en nuestro país, las mujeres viven en torno a seis años más que los hombres. Y, aunque cada vez vivimos más, la brecha de género se mantiene.

No cabe duda de que en nuestra sociedad las mujeres siguen teniéndolo más difícil en términos laborales y económicos, pero en lo que respecta a la salud, llevan la ventaja. Según explica en Health la doctora Marianne Legato, profesora emérita de la Universidad de Columbia y directora de la Foundation for Gender-Specific Medicine, “los hombres tienen desventajas biológicas y sociológicas desde el momento en que son concebidos hasta que mueren”. O, si se prefiere, las mujeres tienen determinadas ventajas. Son estas.

1. Las mujeres son más fuertes en el útero

Aunque la cifra de embriones masculinos es ligeramente superior en el momento de la concepción, la tasa de abortos precoces entre estos es también mayor. Según Legato, los chicos son más propensos a sucumbir a una infección prenatal u otros problemas, por lo que, aunque su concepción sea más alta, nacen en prácticamente igual número que las mujeres. “Son también más lentos en su desarrollo prenatal que las mujeres, lo que significa que mueren con más facilidad si el parto es prematuro, ya que su pulmón y cerebro están menos desarrollados”, añade la doctora.

2. Las mujeres son menos temerarias         

Según datos del Intitute for Health Metrics and Evaluation, en 2010 la quinta causa de discapacidad entre los hombres españoles fueron las caídas, y la octava los accidentes de tráfico. Entre las mujeres las caídas bajan a la novena posición y los accidentes de tráfico a la decimoctava.

Legato asegura que esto tiene una explicación biológica: el lóbulo frontal del cerebro –que se encarga, entre otras cosas, de calcular los riesgos de una u otra acción– se desarrolla de forma mucho más lenta en los hombres que en las mujeres. Esto hace que los hombres tengan una mayor propensión a enfrentarse, voluntariamente, a situaciones peligrosas. “De forma casi inevitable un hombre va a hacer cosas arriesgadas que una mujer de su misma edad no haría”, zanja Legato.

3. Las mujeres desarrollan problemas cardiovasculares más tarde

Las enfermedades y accidentes cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo desarrollado entre hombres y mujeres, pero los hombres tienen más posibilidades de enfrentarse a ellas a los 30 o 40. De media, las mujeres desarrollan problemas cardiovasculares diez años más tarde que los hombres. Y esto, según explica Legato, también tiene una explicación biológica: gozan de una mayor protección frente a los problemas cardiovasculares hasta la menopausia, ya que sus cuerpos producen grandes niveles de estrógeno, una hormona que ayuda a mantener las arterias fuertes y flexibles.

4. Las mujeres tienen vínculos sociales más fuertes

Según un estudio de la Brigham Young University publicado en 2010, las personas que mantienen buenos amigos en la vejez tienen un 5% menos posibilidades de morir que aquellos que apenas tienen. Unas conclusiones similares a las que llegó el estudio longitudinal con mayor duración de la historia, el Terman Study of the Gifted: “El beneficio más claro de las relaciones sociales viene de ayudar a los demás. Aquellos que ayudaban a sus amigos y sus vecinos, aconsejando y cuidando de los demás, tendían a vivir más que el resto”.

Legato cree que las mujeres tienden a hacer nuevos amigos en la vejez con más facilidad, lo que les ayuda a ser más longevas. Hay una excepción: los hombres casados, que suelen tener más salud y vivir más que los hombres solteros o viudos.

5. Las mujeres se cuidan más

Según la Agency for Healthcare Research and Quality, los hombres visitan al médico un 24% menos que las mujeres y son un 22% más propensos a saltarse los controles de colesterol. Es más, un 28% de los hombres ni siquiera tienen un médico de cabecera al que acudan siempre. Son datos estadounidenses, pero en España ocurre algo parecido. Cuando los hombres van finalmente al centro de salud, se encuentran peor que las mujeres, y los tratamientos empiezan más tarde.

Deja un comentario

Your email address will not be published.